La Universidad del Exito

Anticiparse a lo que deberíamos saber qué sucederá…

Por Daniel Rutois

La ley de anticipación ha sido una de mis mejores herramientas en lo que va de mi vida, esta ley es la responsable de que emigre de mi país en el año 1990, anticipándome a lo que mi país viviría en los siguientes 28 años, es también responsable de muchos logros que he conseguido y estoy convencido que me ayudo a evitar algunas derrotas.

Nunca he escuchado, ni leído de nadie que hable de este tema, y sin exageración es uno de los más importantes a considerar. Esta será una de esas columnas que pueden cambiar su vida, por lo tanto, le ruego que la lea varias veces. Al final estará de acuerdo que, si hubiese considerado esta realidad antes, posiblemente hoy no estaría en la posición familiar, financiera o física que tal vez se encuentre.

Uno de los secretos de los triunfadores es que se anticipan a lo que sucederá, piensan a futuro y no a presente. No permiten que su mente los engañe, haciéndolos pensar: espera a ver qué sucede…

Hace aproximadamente veinte años los ingresos importantes de AT&T eran generados por las llamadas de larga distancia, imagine a millones de personas llamando de un país a otro y pagando $2.00 el minuto, ¿podría haber algún mejor negocio? ¿Dónde estaría AT&T hoy, si no se hubiese anticipado a los cambios que se venían?

A los pocos años de la creación de Internet, se produjo el mayor número de nuevos millonarios en la historia, esto fue gracias a que personas igual que usted y yo, que se anticiparon a las nuevas necesidades que surgirían con este cambio y nació Google, Yahoo, Amazon, EBay, etc.

Usted puede estar pensando: Daniel, ese tren ya pasó y ¿ahora de qué me sirve entender esto? Siempre abra nuevos negocios y nuevas oportunidades. Es importante que, desde hoy, capte el significado que acarrea el poder de la anticipación y verá cómo su vida cambiará.

Esos fueron los ejemplos positivos de la anticipación, ahora le debo dar otros ejemplos negativos que son resultado de no haberse anticipado a los cambios.

En todo América Latina existía lo que llamábamos almacenes, (pequeño supermercado) y tiendas pequeñas de electrónica. Absolutamente todos esos negocios cerraron sus puertas y perdieron todo, lo que es peor es que sobrevivieron cinco o hasta diez años, hasta que se les acabaron los ahorros. Todo esto simplemente por no anticiparse a lo que venía.

Al momento que una gran cadena de alimentos compra un local cien veces más grande que el suyo para vender lo mismo que usted, es la señal que se necesita, para vender su negocio inmediatamente, recuperar algo de lo invertido y con ese dinero comenzar un nuevo negocio. Esto además de ahorrarle mucho dinero, le permitirá no perder los próximos diez años de su vida nadando en contra de la corriente. Recuerde que el dinero va y viene y el tiempo solo va…

¿Puede solo imaginar, si los venezolanos durante los años 1998 – 2010 hubiesen utilizado esta ley, de que se hubiesen salvado? Reconozco que ninguna ley de anticipación podría anticipar lo que vive hoy el país, pero no tenga duda que si se hubiesen dado cuenta que no era el camino correcto.

Ahora volvamos a Estados Unidos, después de que posiblemente le echó la culpa al presidente Bush, a Obama, o a Trump, de sus problemas económicos, analicemos algunos aspectos:

En el año 2002 al 2005 muchos “triunfadores” ganaron millones de dólares comprando y vendiendo propiedades, esto fue gracias a que se anticiparon a la gran demanda que se venía venir, luego en el 2005 al 2007 el resto de la población del mundo compró esas propiedades que los triunfadores vendían y ya sabemos cómo les fue. ¿Dónde estuvo el error? En que compraron de oído… y sin hacer absolutamente ningún estudio de qué sucederá en unos años.

Fue y sigue siendo sorprendente para mí, ver a personas preparadas, educadas y con mucho dinero, invirtiendo en propiedades en el año 2006 sabiendo que esa misma propiedad valía dos años atrás la mitad y comprándolas para inversión… obviamente no conocen la dinámica del negocio ni hasta dónde puede llegar el precio de un apartamento que costaba en el año 2003 $200.000,00 y que en el 2006 cuando lo compraban lo pagaban $500.000.00, ¿en cuánto pensaban venderlo?

Yo no tengo duda que si esas personas preparadas, no se hubiesen dejado llevar por la ola de euforia, y hubiesen invertido diez minutos en cuestionar el tema y pensar: ¿cuánto más pueden subir las propiedades en EE. UU? Sólo con ese pensamiento se hubiesen ahorrado de perder montos muy significativos de dólares.

El mismo ejemplo se puede usar para toda esa gente que en los últimos años, perdieron su casa y le echa la culpa al gobierno o a la economía. Si se hubiesen anticipado a lo que sabían que venía, no hubiese perdido sus casas. Obviamente no lo sabían y confiaron en la euforia de sus asesores inescrupulosos, y la locura de los medios.

¿Cuál es la conclusión del tema de hoy? primero debe entender que todos comentemos errores, lo importante es aprender de ellos para que no vuelvan a suceder. Segundo, desde hoy recuerde la palabra “ANTICIPACION” cada vez que tenga que tomar una decisión importante y verá que tomará decisiones diferentes, lo que dará resultados distintos.

Estos mismos principios deben utilizarse para cuidar su cuerpo; si ve que está en sobre peso, y piensa son solo unas libras de más, también piense que, si sigue comiendo igual que hasta hoy, esas libras se multiplicarán con los años. Anticípese a verse en un espejo mental de cómo lucirá en cinco años si no hace un cambio ya, y verá que comerá menos y hará más ejercicio.

¡Hasta la próxima semana!

 

This site is protected by WP-CopyRightPro