La Universidad del Exito

¡Escuchar No te cambia…sentir…si!

Por Daniel Rutois

Les he comentado en diferentes oportunidades, de muchas de las personas que me escriben o me dicen personalmente, que mejoraron su vida y sus finanzas leyendo mis columnas; he usado esos ejemplos para muchas de mis columnas semanales.

Hoy hare lo mismo, pero con un resultado inverso. Hace unos días me encontré a la salida de un cine con una señora que vive en Miami; me saludo y me dijo: Daniel, ¿no se enoja si le digo algo? Mi respuesta fue: por supuesto que no, dígame… yo fui a uno de sus seminarios y leo todas sus columnas hace más de dos años, pero mi vida no cambio en nada y gano menos dinero que el año pasado… hubo un silencio de unos segundos, como esperando mi respuesta, a lo que le respondí: Señora lo que sucede es que yo no soy brujo, ni mago, ni tengo poderes sobrenaturales, siempre pero siempre al comienzo de mis eventos comento que yo no le puedo cambiar la vida a nadie, pero ustedes sí pueden cambiar su propia vida.

El solo hecho de escuchar o leer no le cambia la vida a nadie; para conseguir cambios reales y permanentes debe sentir la necesidad de cambio.

Ahora yo le pregunto algo a usted: ¿Qué hizo diferente al día siguiente que fue a mi seminario? La respuesta fue a voz muy baja pero entendí que me dijo NADA… Le hago otra pregunta: ¿Que hace a los cinco minutos de terminar de leer mi columna? La respuesta fue la misma.

Le dije, ¿no se enoja si le digo algo? ¿Cómo puede esperar mejorar su vida si no hace nada para que cambie? ¿Quiere mejorar su vida ya mismo? Su respuesta fue, si pero un sí, incrédulo y obligado.

Sra. La razón principal por la que usted no mejora su vida es porque usted no cree en usted misma y está convencida que nunca la podrá cambiar, el día que cambie esa actitud y entienda que todos podemos cambiar o mejorar nuestras vidas, comenzara a ver cambios inmediatamente, cuando eso suceda, comience a sentir dolor a fin de mes cuando no le alcanza el dinero, y vera que el siguiente mes gasta menos, sienta dolor cuando llega el pago de la tarjeta de crédito y vera que no la usara tan seguido, sienta dolor cuando su auto o carro no funciona y vera que comienza a ahorrar, y sienta placer cuando haya bajado sus deudas tan solo un 10% y vera que ese placer la hará ahorrar más, y buscar un mejor trabajo; en pocos meses abra conseguido lo que no consiguió en toda su vida.

Señora, antes de irme me gustaría preguntarle si leyó mi libro, la respuesta fue no, ¿por qué? Porque no tengo dinero… Sra. ¿Cuantas personas trajo al cine? Somos cuatro…ahhh ¿compro algo para tomar y comer? Si… ¿Podríamos decir que gasto unos $25 dólares? Si… mi libro cuesta $10,00 es obvio que su escala de valores es la responsable de su vida financiera, y debe aprender a invertir mejor su dinero.

Con solo esta realidad puedo saber que usted mal gasta el 100% de su salario y el de su esposo y le diré esto, no por defenderme sino para despertarla, ¿entiende ahora porque mis columnas y mi seminario no le produjeron ningún cambio? Simplemente porque no sintió la necesidad de cambiar, ojala la haya sentido hoy.

La peor parte de esta realidad es que ocho de cada diez personas hispanas comparten la misma realidad, hasta que no cambiemos esta realidad, seguiremos siendo la minoría más pobre de EEUU.

A esta señora como a tantas otras personas, le dije que pase por mi oficina, que le daría mi libro sin costo y que cuando haya conseguido cambiar su vida financiera, me envié $10.00, veremos si viene…

Moraleja: ¡escuche a los que tienen algo positivo que decir y tome acción inmediata, como resultado cambiara su vida y la de su familia!

¡Hasta la próxima semana!

 

This site is protected by WP-CopyRightPro