Iconos de la Musica

Luis Enrique

“Yo venía a este país sin saber que era ser un indocumentado”

Por Rossana Azuero

El salsero nicaragüense, que cuenta con 30 años de carrera, tiene razones de sobra para compartir y por primera vez con todos sus seguidores, muchas de sus historias nunca antes contadas con la publicación de “Autobiografía”, un libro sincero con el que seguramente, como lo asegura el cantautor, muchos se sentirán identificados.

“Realmente el escribirlo se da por la canción “Autobiografía”, que sale en el disco de Ciclos en el 2009 y en donde cuento mi historia de inmigrante en los Estados Unidos. De eso pasaron ocho años y finalmente se dio, pero quería contar mi historia para que de alguna forma le pueda servir de herramienta a quien lo pueda necesitar allá afuera, pues los inmigrantes cuando venimos a este país a veces venimos con las ideas erradas en cuanto a lo fácil o lo difícil que es venir y lograr el sueño americano. Por eso les cuento que no todo fue éxito, que estuvo a mi alcance, pero que todo este trayecto y todos estos años de carrera también han tenido mucho sacrificio. El libro es un poco cronológico porque aquí cuento desde mi niñez y hasta el momento presente”.

E insistió el ganador del Latin Grammy.

“No fue nada fácil, la verdad, recordar tantos momentos vividos. Los de mi niñez creo que fueron los más difíciles y los más fuertes, es más, tuve que acudir a mi hermano que tiene una memoria prodigiosa y que de alguna forma estuvo presente para que me ayudara a traer esas memorias a mi mente, e igualmente amistades que han estado en mi camino. Es más, aquí hay muchas cosas que inclusive nunca compartí con gente de mi familia, por eso este libro es muy honesto y muy revelador en ese sentido, pues cuando alguien va a leer un libro autobiográfico quizás quiere encontrarse con experiencias y vivencias que puedan aplicarse a su vida”.

Reconocido mundialmente como ‘El príncipe de la salsa’ Luis Enrique cuenta que de algún modo llego a sentirse como un “dreamer”, un soñador, viviendo durante varios años en la ciudad de Los Ángeles en calidad de inmigrante indocumentado.

“Por eso me parece inhumano lo que está pasando con estos chicos, quitarles de una lo que ya se les había prometido, ese futuro con los que ellos vienen soñando junto con sus familias arrancárselo de las manos me parece terrible, no es aceptable. Sin embargo, también sé que ellos entienden los sacrificios que uno tiene que hacer para llegar a cumplir esa meta, que es una pelea dura, claro, nada fácil de lidiar y tampoco de sobrepasar porque la incertidumbre te agobia, y eso de nos saber que va a suceder, ya que para muchos este es el único país que conocen y el idioma, inglés, que ellos hablan. Lo que si les puedo decir es que no pierdan la esperanza y que ojalá alguien pueda ejercer el poder en cuanto a la decisión que se vaya a tomar, para que no se le pierda de vista el lado humano a este asunto”.

Y es que la llegada a este país, al intérprete de éxitos como “Tú no le amas, le temes”, “Así es la vida”, “Mi mundo”, “Date un chance” o “Yo no sé mañana”, le marcó sus años de juventud al dejar su país natal.

“Primero, es que yo venía a este país sin saber que era ser un indocumentado, segundo, que veníamos a vivir con mi mamá, lo cual no se logró como debía ser o sea que por ahí las puertas más importantes se fueron cerrando. Sé que podía casarme con alguien, pagarle a alguien para obtener mis documentos, pero eso no lo quería hacer y entonces no sabía realmente en donde iba a terminar mi historia o cual sería mi futuro. Así que me dedique a vivir el día a día y a no planear nada, por eso nunca abordé mi vida a futuro ya que no sabía que me podría pasar al otro día. Ya que para mí no había ni una puerta ni una ventana abierta, lo que si sabía era que estaba en este país y en lo que si me concentré fue en hacer que cualquiera que fuera la oportunidad yo tenía que aprovecharla al máximo, fuese de trabajo, de música o de lo que fuera. Así la suerte me fue poniendo cosas en mi camino, momentos y gentes que me ayudaron mucho y me dieron en gran parte muchas de esas posibilidades y oportunidades para que mi vida tuviera un poco de certeza”.

Luis Enrique, quien desnudó su alma en su autobiografía, finalmente confiesa que el día que recibió su libro lo compartió primero con su novia Lilia Piccinini.

“Lo que le dije en ese momento fue; mi amor, ya tenemos este sueño hecho realidad en nuestras manos. La verdad es que nunca pensé que llegara a escribirlo y a revelar tantas cosas de mi vida”.

 

 

This site is protected by WP-CopyRightPro