Iconos de la Musica

Oscar D’León

“Se están dando cuenta de que soy compositor”

Por Rossana Azuero

Con su talento inagotable y su voz, se acopla en armonías tan celestiales como las de Celia Cruz, Benny Moré o la Sonora Matancera que tanto influyeron en la carrera musical del sonero del mundo, Oscar D’León.

Caballero y humano como él solo. La superestrella ha demostrado ser un artista integral capaz de llevar a su público al “Edén” de su creatividad rebosante de magia y carisma, todo eso queda demostrado en sus buenos espectáculos que ofrece en cada uno de sus conciertos.

Contando historias de su vida musical y personal de una manera amena y sencilla, con una sonrisa siempre en su boca, el icono de la música caribeña nos habló al iniciar nuestra entrevista de su más reciente canción, “Mi Anhelo”.

Quiero estar en tu pensamiento, quiero seguir deseando todo eso, voy a bajarte el firmamento si acaso tú me lo pidieras, porque yo estoy enamorado y te daría lo que tú quieras.

“Cada vez que puedo componer algo lo hago de inmediato y es que tengo el teléfono que me ayuda muchísimo, porque cualquier idea que me llega a la mente la puedo guardar inmediatamente, eso nos sirve de gran herramienta a todos los que nos da la locura de componer.

En esta nueva producción vienen seis temas de mi autoría, uno que se llama “Tu sonrisa encantadora”, y otro, “Cuando tu no estas” que dice: “Cuando tu no estas yo me siento solo, yo me siento solo cuando tu no estas, es la realidad mi cocha pechocha, (esto en vez de decir mi esposa preciosa) me siento muy intranquilo cuando a mi lado no estas, y me pongo muy nervioso cuando no escucho tu voz, porque eres parte de mi y no lo puedo evitar y lloro cuando no estas, nunca te vayas de mi”.

D’León, este venezolano que se mantiene mejor que nunca a sus 74 años, después de dos infartos y una lesión que sufrió en el ojo izquierdo producto de un accidente casero, nos asegura que no se queja de nada.

“Estoy feliz de haber vivido todos estos años, y me cuido para vivir lo que más se pueda. Sé que uno tiene que irse en algún momento, pero hasta ahora he preservado mi salud y a pesar de los embates que a veces te ofrece la vida, hay que tomarlos como normales si no nos enfermamos, porque todos, todos, y cada uno de los seres humanos tenemos algún problemita, grande o pequeño, pero los tenemos”.

Nacido en Antínamo, un barrio pobre de Caracas, Venezuela, forjado a pulso y sin muchas pretensiones, devoto de la Chinita (Virgen de La Chiquinquirá) y bautizado como Óscar Emilio León Simoza, él evoca lo que le pedía su madre la señora Carmen Dionisia, olvidarse completamente de la música.

“Mi mamá no quería nada con eso. A ella le gustó mucho cantar y aunque no fue una persona profesional en ese aspecto, si pasaba mucho trabajo porque nadie le pagaba. En esa época todo el mundo quería que cantara, viajaban, pero prácticamente eran presentaciones caseras entonces veía que eso no tenía futuro. Cuando yo le demostré lo contrario y que tenía esa vena para seguir sus pasos en la música, ahí si me apoyo y la verdad es que fue muy feliz”.

Y añade Oscar.

“En los salones de primaria por ejemplo yo estaba pendiente de otra cosa, es más, llegué a empujones al sexto grado, siempre tratando, pero sin saber si lo hacía bien o mal. Pero fíjate que curioso, no me gustaba cantar pues lo mío era la percusión y el bajo lo veía imposible porque era un instrumento muy caro para esa época y menos para mí que era tan pobre, así que le digo a la gente que no se desespere que todo llega en la vida. En mi caso un día llegó un bajo nuevecito, de paquete, que me lo llevaron a Venezuela Richie Ray y Bobby Cruz a través de un señor llamado Guajiro Gonzales, el promotor de ellos en Venezuela y que era el que los contrataba. Como era amigo mío le dije: Guajiro tengo tanto, lo he reunido y yo quiero comprarte este bajo. Es más, le quedé debiendo 80 bolívares que nunca se los pagué. (risas) De verdad, yo era muy pobre y con las uñas reunida y reunía pero que va. De hecho, soy contrabajista”.

Oscar D’León tiene fuerza en la parte lírica, y cuenta con muchísimos éxitos en su haber como: Llorarás, Yo quisiera, Detalles, Calculadora, Siéntate ahí, Longina, por citar algunos, es Ganador del Grammy a la Excelencia, y ahora entra al Salón de la Fama de los Compositores Latinos.

“La noticia la recibí con mucho amor y alegría porque jamás me llegué a imaginar que me llegaran a tomar en cuenta como compositor, porque para eso hay gente que se dedica para ello públicamente. Esos temas, Detalles, Llorarás y Sigue tu camino, despertaron la curiosidad de la gente y por supuesto los que tienen la potestad de dar premios se están dando cuenta de que soy compositor, de hecho, le he puesto más seriedad a pesar de que he compuesto más de ciento ochenta canciones”.

Son cuatro décadas de trayectoria artística, 46 años de su vida en donde se ha alimentado de las tarimas, de los aplausos y el amor de su público que siempre se le rinde a los pies con delirio cuando, el “Sonero del Mundo” Oscar D’León, se entrega en cada escenario.

¡Felicidades maestro y gracias por ese mini concierto que me reglaste, mucho lo disfrute!

 

 

This site is protected by WP-CopyRightPro