La Universidad del Exito

Sin “Dolor” no se consiguen cambios positivos

Por Dany Rutois

Dentro de los diferentes correos electrónicos que recibo cada semana, hay un tema que se repite a menudo y que me dio la idea para esta columna.

Muchos de ustedes, que leyeron mi libro “50 claves del éxito”, me comunicaron que creían que, si no hubiese sido tan directo en algunas de las claves, mucha más gente estaría interesada en leer mi libro, porque a la gente no le gusta que le recuerden su realidad, o darse cuenta de que vive o vivió cometiendo tantos errores.

Seguramente, tengan razón y sea esa la razón por la cual las editoriales más importantes del mercado hispano no estuvieron interesadas en editar mi libro, a menos que realizara algunos cambios que no estuve dispuesto a realizar. Obviamente, para ellos es un negocio legítimo, pero para mí no lo es.

Solo los escritores de cuna y reconocidos como Jorge Luis Borges o Gabriel García Márquez, entre otros, son los que ganan dinero escribiendo un libro, el resto, en el cual me incluyo lo hacemos solo por el gusto de hacerlo y no mirando un propósito económico.

Para que me entienda, le doy un ejemplo, esta labor de motivador financiero es un placer, igual al que usted puede sentir cuando juega al tenis, golf, fútbol o ir al cine o a pescar. Cuando mi mente no busca una recompensa financiera, me permite darme el lujo de poder ser sincero y directo en mi forma expresarme, con el solo propósito de conseguir un cambio positivo en algunos de ustedes.

El solo pensar en que por lo menos una persona a la semana, está cambiando su futuro financiero y el de sus hijos, ¡me motiva y hace sentir placer!

Posiblemente, si yo hubiese buscando una recompensa económica, habría hecho los cambios necesarios para que le sea más placentero a la gente leerlo, pero el hecho de saber que no conseguiría mi propósito, fue suficiente para no hacerlo. Hay cientos de libros que pueden comprar que los harán sentir bien mientras los leen, por lo tanto si busca un placer inmediato y temporal no creo conveniente que invierta en mi libro.

Mi teoría, muy personal, es que sin dolor no hay cambios positivos, y escuchando o leyendo solo lo que nos acaricie el oído, nos hará seguir viviendo de la misma forma que vivimos hoy.

Por esta razón, hay claves en mi libro que pueden sonar fuertes como: “Ser pobre duele”, porque si lo siente así, podrá comenzar a cambiar esa realidad, otra titulada “El peso en sus hombros” porque puede que hoy viva triste y estresado por ese peso que debe sacarse, o “Vergüenza es robar” para que no discrimine ningún trabajo en su camino a la cima, o “Cambiar la envidia por admiración”, una de las principales razones por las que no podemos crecer financieramente, o “Los amigos tóxicos” porque su entorno puede ser la energía positiva que necesita cada día, o el veneno que lentamente lo lleve a la pobreza eterna, y el último ejemplo “Duerme con el enemigo” porque como en la guerra, si no sabe quién es su enemigo real no podrá ganarla, es decir superarse y vivir en plenitud.

Recuerde que su mente asocia todo lo que hace con placer o dolor, si aprende a controlar su mente, y a sentir placer por cosas positivas y dolor por todo lo negativo que usted sabe que hace, podrá cambiar cualquier aspecto de su vida casi en forma inmediata.

Lo invito a que tome nota de sus hábitos positivos y negativos, y le suplico que no se mienta a usted mismo y reconozca lo que sabe que hace y que está mal, el hecho de escribirlo le ayudará a reconocerlo y recordarlo todos los días, y cada vez que esté a punto de repetir ese hábito negativo, lo recordará y lo evitará.

¡Verá que luego de cuatro o cinco veces que lo evita, automáticamente desaparecerá ese mal hábito y estará un paso más cerca de llegar a su cima!

Si es una de las personas que no leyó mi libro, por no tener dinero o estar desempleado, puede pasar por mi oficina a buscar un libro y me lo pagará en 12 meses cuando haya conseguido superarse como se merece. Si lee mis columnas hace tiempo, ¡sé que entiende mi mensaje al cobrarle el libro!

¡Recuerde, algo que repito cada vez que tengo la oportunidad, es mejor sentir dolor por un tiempo, para luego sentir placer, que sentir dolor toda la vida!

Esta columna, se la dedico a los venezolanos que eran chavistas y hasta maduristas, y hoy después de tanto dolor se dieron cuenta que se habían equivocado; sin ese dolor seguirían confundidos por culpa de la información toxica que recibió de amigos, familiares y el mismo gobierno.

¡Hasta la próxima semana!

 

 

This site is protected by WP-CopyRightPro