Leyendas

Alberto Cortez

Alberto Cortez 2a 04-05-19

“Jamás he podido comprar cinco minutos de felicidad”

 

Por Rossana Azuero

Fotos: Frank

El cantautor Alberto Cortez murió a los 79 años de edad en España tras permanecer internado dos semanas en el Hospital Universitario HM Puerta del Sur, en Móstoles, a las afueras de Madrid.

José Alberto García es su verdadero nombre. Nació en Rancul, Argentina, un 11 de marzo. A sus 20 años su inquietud por la música lo llevo a muchos países de Europa donde en el año 1964 fijo su residencia en España. Autor de un extenso repertorio con temas que han perdurado en el tiempo entre los cuales se destacan, “En Un Rincón del Alma”, “Castillos En El Aire”, “Mi Árbol y Yo”, “Distancia”, “El Abuelo”, “Miguitas de Ternura” o “Cuando Un Amigo Se Va”, una de sus grandes obras musicales de las muchísimas más en su vasto repertorio.

¡Cuando un amigo se va! queda un espacio vacio
¡que no lo puede llenar! la llegada de otro amigo.
Cuando un amigo se va ¡queda un tizón encendido!
que no se puede apagar! ni con la aguas de un rio.

Conocer su obra, admirarlo toda la vida y haber tenido la felicidad de entrevistarlo nuevamente, fue una experiencia maravillosa y única que llevaré siempre en mi corazón.

Alberto, una de sus mejores canciones es “Cuando Un Amigo Se Va”, y me gusta mucho la versión que hizo usted a piano y guitarra casi recitada, realmente que es poesía pura.

“Gracias y muy gentil por todos sus halagos que no merezco evidentemente, pero le voy a decir algo que nunca olvido y son palabras de José Martí:

“Tiene un leopardo un abrigo en el monte, seco y pardo
yo tengo más que el leopardo, porque yo tengo el amigo”

A mis amigos les adeudo la ternura y si tuviéramos en cuenta lo que en realidad es la amistad, este mundo sería diferente. Es una de mis buenas canciones, usted lo ha dicho, y lo más importante para mí es la letra antes que la misma música. Este tema lo compuse después de que mi padre muere, a él se lo dediqué y tiene su pequeña historia. Yo estaba actuando en un pequeño centro artístico de la ciudad de Madrid, y cinco minutos antes de salir a cantar vino el botones para entregarme un telegrama en donde me anunciaban la muerte de mi padre. Salí al escenario, porque era mi obligación, y no sé si canté o lloré, no sé lo que hice porque ahora está fuera de mi memoria, pero lo que sucedió después si lo recuerdo. Aquella noche no recibí absolutamente a nadie. Me fui y comencé a caminar las calles vacías de Madrid toda la noche por lugares insólitos hasta que el alba me encontró sentado en algún lugar y ahí emprendí el regreso al hotel. Entre a mi cuarto, me senté en un pequeño escritorio y escribí ‘Cuando un amigo se va’, de un solo tirón, él era mi mejor amigo.

¿Cómo puede ser un padre el mejor amigo de su hijo? Cuando participa de todas sus cosas, de sus intimidades y da consejos. Cuando hubo de reprenderme por alguna travesura que yo hice y nunca me pegó, ni el día que mandé a mi abuela a la m…el solo se limitó a meterme en un cuartito que tenía una pequeña ventana por donde yo veía a mis amigos jugar y ni siquiera me cerró la puerta. Otro día cuando llegué con unas malas notas del colegio, vi cómo se le llenaban los ojos de lágrimas y me dijo: ‘me has defraudado porque yo creí en ti y te envié fue a estudiar’. Creo que fue uno de los momentos más amargos de mi vida. Por eso cuando él se fue prematuramente, tenía 48 años y se lo comió un cáncer, yo estaba lejos y nunca como aquella noche sentí un espacio tan vacío por la irreparable partida de mi padre, mi mejor amigo porque nunca más lo he tenido. Murió donde vivió toda su vida y donde murió mi madre y donde acaba de morir mi único hermano. Yo soy ahora el único sobreviviente de esa hermosa familia que una vez tuve, pero no quiero hablar más de esas cosas porque me hacen mal”.

Rossana y Alberto Cortez 1a 04-05-19

Rossana Azuero – Alberto Cortez

En Colombia queremos mucho la música de su país y ni que decir lo amantes que somos del tango, un género muy rico en sus letras, hasta monumento le tenemos a Carlos Gardel, ¿lo conoce?

“Por supuesto. Cuando viajé a Medellín fui a visitar la cripta de Gardel y vi su estatua, le juro que me emocioné mucho y aún más al darme cuenta de que manera la gente es tan respetuosa, tan amable, tan amorosa y le rinden un homenaje a quien el destino lo llevo para morir precisamente ahí, en el aeropuerto. Colombia es como el antólogo, es impresionante como conocen nuestra música. Argentina pasó a ocupar como un lugar local y con el tango a perdurado mucho más”.

En sus letras usted se ha inspirado en la vida, la amistad, la familia, el desamor, el amor. ¿Qué significa para usted el amor?

“Lo más lindo entre dos personas. Es la comunidad de cuando se encuentran en ese momento sublime para darse amor, hay un pecado imperdonable y se llama no ser feliz.
Cuando vamos a un centro comercial y compramos cualquier cosa, eso nos hace un rato feliz, nos entretiene, pero en todos los años de mi vida y aun cuando hay más dinero, jamás he podido comprar cinco minutos de felicidad. Las cosas esenciales como lo son el sol, el aire, disfrutar de la buena música y el sentir el verdadero amor, eso nunca me lo han cobrado.

Bien decía Facundo Cabral, si los malos supieran que el buen negocio es ser bueno, serian buenos por negocio. Con esto quiero decirte que, si tenemos la oportunidad de conocer el verdadero amor, no dejemos que se vaya de nuestras vidas si al final de todo solo estamos en esta vida de pasada. He conocido mucha gente que dejó pasar ese tren de la felicidad y es el momento que aun dicen, ¿Por qué?

Y como es que, siendo un niño, escribe ¿“Un cigarrillo la lluvia y tu”?

“Bueno, yo venía de estudiar ya hacía seis años en la escuela donde aprendí a leer unos versitos y escribir cosas sin importancia, al mismo tiempo llevaba estudiando el piano que manejaba torpemente y compuse esa canción, es que, a esa edad, se despiertan un millón de cosas.  Gabriel García Márquez, como todos saben aparte de Premio Nobel un extraordinario escritor, habla de esa época en sus libros y dice que uno se vuelve ‘experto en manualidades”.

Alberto Cortez 3a 04-05-19

Que significó el haber recibido de la Academia Latina de la Grabación (LARAS) el Latín Grammy, en el “Galardón a la Excelencia”.

“Quien me iba a decir a mí, cuando era yo un principiante estudiante de piano en el pueblo donde nací muy humilde en la Pampa Argentina, que un día en una ceremonia muy solemne y en Las Vegas, me iban a entregar esta presea. Fue un asombro que me lo haya entregado a mí, a un tipo que de pronto le dio por escribir versitos. Me alegra que la academia haya mirado un poco al costado y diga que existe ‘el cantor’, esa expresión tiene una vocación de universalidad tremenda, entonces ha significado, aparte del orgullo personal, una emoción muy grande y está en casa en un lugar muy especial”.

La música ha perdido a un gran poeta, el señor Alberto Cortez.