Estrella Flores

Desafíos del trabajo a distancia

Por Estrella Flores-Carretero

 

Muchas empresas pueden continuar desempeñando su actividad sin necesidad de que sus empleados se desplacen hasta la sede; es una suerte, pero requiere afrontar importantes desafíos.

No sabemos cuánto durará esta situación, ni si una vez superada lo estará para siempre. Así que aquellas empresas que sean capaces de desempeñar parte o toda su actividad de forma remota, harán bien en establecer las medidas necesarias para que su gestión y productividad resulten óptimas. Y no solo ahora, sino también en futuros escenarios.

Existen sectores importantes que, en realidad, no necesitan que sus empleados estén físicamente en la empresa para continuar su producción, aunque hasta ahora vinieran exigiendo su presencia. Teletrabajar puede proporcionar beneficios tanto a la organización como a los trabajadores, porque, entre otras ventajas, ahorra costes, facilita la conciliación personal y laboral, reduce el estrés… e incluso la contaminación. Y ahora también las posibilidades de contagio.

Sin embargo, son muchos los desafíos que deben superar las corporaciones para continuar produciendo y alcanzando nuevas metas, como la seguridad informática, el coste de la tecnología, etc. Estos son algunos de los retos más difíciles:

Desafíos legales. Quienes trabajan de forma remota tienen los mismos derechos y obligaciones que si lo hicieran en la empresa. Por lo tanto, deben registrar sus horas de trabajo, los tiempos extras, los descansos, los permisos, las bajas… igual que si acudieran a su sede. Esto no significa que no se pueda aplicar la flexibilidad en cuanto a horarios, porque muchos empleados conviven con niños o con mayores, y su día a día no es el mismo que cuando dejaban a sus hijos en el colegio o a sus padres en el centro de mayores. Con esto quiero decir que el trabajo debe orientarse más hacia objetivos que a la rigidez de jornada, aunque las directrices de funcionamiento sí deben ser absolutamente claras para todo el mundo.

Desafíos tecnológicos. Hay quien tiene una pobre conexión a internet o quien no cuenta más que con una computadora obsoleta para toda la familia.

Cuando se trata de exigir a un trabajador que continúe cumpliendo los objetivos empresariales es de justicia dotarle de los medios necesarios, y no solo en cuanto a hardware y software, sino también con ayuda para manejar conexiones y programas. Las capacidades y las destrezas son diferentes en cada persona, por lo que es importante prestar formación y tutela a quienes lo necesiten.

Desafíos organizacionales. Es preciso distribuir las responsabilidades de manera que cada persona sepa exactamente qué se espera de ella. Hay que organizar la frecuencia de las reuniones virtuales, con reglas, tiempos marcados, objetivos fijados… Y no tener miedo a cambiar conforme se observe que los procesos se pueden mejorar.

Desafíos emocionales. Las personas son el verdadero capital de la empresa. Detectar sus temores, sus incomodidades, sus dificultades… es importantísimo para las organizaciones. No basta con una comunicación de grupo; debe añadirse la individual, en la medida de lo posible, para conocer cómo se siente cada una de las personas que forman parte de la corporación.

La relación estrecha, el reconocimiento, el feedback… son tanto o más importantes cuando se teletrabaja que cuando estamos juntos. Cuidemos de nuestro equipo también en la distancia.

Mas de Escuela de Emociones AQUI