Leyendas

Fallece Armando Manzanero

Y nos queda la magia y el romanticismo de un gran poeta

 

Por Rossana Azuero

Nacido en el estado de Yucatán, el compositor, pianista, intérprete y productor, Armando Manzanero, uno de los compositores más emblemáticos de la música mexicana contemporánea, ha partido en horas de la mañana del 28 de diciembre tras luchar contra el COVID-19 a sus 85 años de edad. De él quedan con nosotros sus obras, que salieron de su pluma inspirada, para entregarlas al corazón de todos sus seguidores en el mundo entero gracias a su gran sensibilidad creativa.

A todos los que tuvimos la oportunidad de estar en sus conciertos, de entrevistarlo, solo nos queda recordarlo como un ser maravilloso y con mucha generosidad.

Desde su primer tema, que se remonta a 1950 y titulado “Nunca en el mundo”, sus canciones no tienen límite ni tendrán jamás fronteras geográficas o idiomáticas.

Así hablamos con él.

¿Maestro, cuál sería para usted la canción que podría tener un mensaje para esa pareja que tanto amamos?

“Pues mire mi amor, lamentablemente las canciones que más me gustan no son las mías, le voy a nombrar la canción que amo con toda mi alma, se llama “El Día Que Me Quieras”, la escribieron en el año 26 Carlos Gardel y Lepera. También hay otra que amo y es “Júrame” de Maria Grever, esas son canciones de mi vida”.

A sus 16 años y ya un gran pianista, usted acompañó durante varios años a grandes intérpretes.

“Le tengo mucho cariño a los artistas como a una Celia Cruz con su versión ‘Esperare’ en el año 71, a Olga Guillot de los años 68s con un disco de larga duración que me hizo, a Rolando Laserie en los años 58s o a un Roberto Ledesma que tanto me cantó antes de que yo fuera Manzanero. Sí, que me graben ahora no es problema, otra cosa fue que me grabaran antes, en esos tiempos bellos”.

                                               En nuestra primera entrevista

¿Recuerda sus épocas cuando daba serenatas?

“Yo trabajaba en un trio y llevábamos serenatas a la gente que nos contrataba. Cuando me hice músico íbamos a todo México porque en toda Latinoamérica existían las serenatas, y claro, la gente vivía en casas, fueran pobres, ricos o humildes. Ahora imagínese como llevaríamos una serenata al piso 12 o al apartamento 4700, imposible”.

Verdaderamente que nadie puede decir tantas cosas lindas al amor y al desamor como sus letras, ¿quién no se ha enamorado con sus canciones?

“Muchas gracias, que usted me diga todo eso se lo agradezco con toda mi alma y me da mucho gusto pues mis canciones se las escribo a ustedes. No ve usted que dicen los buenos entendedores en la materia que lo único y más hermoso que una mujer son dos, y como buena colombiana se lo creo. Las colombianas son muy pasionales, muy dulces y muy hermosas además”.

¿Es celoso maestro?

“Si, y exageradamente. No es que yo me vuelva loco, pero sencillamente no me gusta ni que nadie bese a mi mujer con ese saludo en el que todo el mundo se besa, ni me siento tranquilo cuando alguien se sienta a su lado. Bajo ninguna circunstancia permitiría que baile con algún amigo mío, ni mucho menos que la acompañe a algún lado, mi mujer únicamente es para mí”.

Siempre hay diferentes maneras de expresarse con la música, y para el cantautor no era la excepción, el tema ‘Somos Novios’ nace de su segunda relación.

“Lamentablemente fue así, y digo lamentable porque fue un fracaso. Si me hubiera encantado haber tenido una sola relación y creo que es la frustración más grande que tengo. El tema del amor es inagotable y al mismo tiempo con ciertas limitaciones. Que incongruente ¿no? O se habla de tristeza, o se habla de alegría, o se habla de desilusión”.

De lo que si siente muy orgulloso es de su Yucatán, tierra de ensueño, en donde tienen una valla con su nombre dándole la bienvenida a los turistas.

“Que orgullo que me tomen de bandera para poder invitar a Yucatán, un lugar hermoso en todo su entorno. Está lleno de zonas arqueológicas alrededor, su comida es sencillamente deliciosa, única, muy condimentada, para estómagos buenos y fuertes, tiene playas por todos los lados, y claro, no todos son como yo, los hay chaparros y feos también”, bromeó.

Doña Rita, su abuela materna, era una señora maya que le enseñó el idioma de sus ancestros.

“Y lo sigo haciendo porque todas las gentes que trabajan conmigo son gentes mayas, así como yo. Hablo con ellos mucho en maya, y me siento muy orgulloso de ello”.

Maestro, usted es muy amable y como titula una de sus canciones, le aseguro que yo a usted lo… “Adoro”.

“Muchas gracias Rossana. Le agradezco con toda mi alma su entrevista y ya sabe usted, como dicen los mexicanos, ya sacamos boleto, voy a buscarla, y le cantare al oído,

“Por debajo de la mesa acaricio tu rodilla
Y bebo sorbo a sorbo tu mirada angelical”

Todo eso engrandecía la sencillez y la naturalidad prodigiosa de quien cantaba y componía sus canciones, el gran maestro Armando Manzanero.

Fotos: Frank