La Universidad del Exito

Cambiar la envidia por la admiración..

La Universidad 1a 03-01-16

Por Daniel Rutois.

 

Hoy hablare sin duda de unas de las claves del éxito. ¿Es posible que sienta envidia por alguien? ¿Alguna vez se planteo este cambio necesario?

Danny 1 01-24-13

Para muchas personas es difícil de admitir que sienten envidia por otra persona; esa realidad puede que sea la culpable de un posible estancamiento en la vida.

Desde hoy no hace falta que lo admita, sino que la cambie por la admiración y en poco tiempo, vera que ese sentimiento desaparece y su vida cambiara o simplemente mejorara.

Primero hay que aprender a aceptar que es normal que en el transcurso de la vida nos vaya bien, regular y mal. Estos altibajos son necesarios para encontrar nuestro destino y descubrir que queremos de la vida.

Recuerde que una gran mayoría de los millonarios declararon bancarrota más de una vez en su vida; es decir se equivocaron igual que se equivoca usted o yo, con la diferencia que ellos volvieron a intentarlo y no tuvieron miedo a arriesgar, por estas simples razones hoy tienen lo que tienen.

El tema de hoy se basa en la importancia de poder cambiar la envidia por la admiración lo cual constituye una de las tantas claves del éxito. La envidia le hará muy difícil poder superarse y ser y hacer feliz a otra persona, recuerde que la envidia lo limita, y la admiración le abre nuevos horizontes, nunca lo olvide en este fantástico juego, que es la vida.

Hablemos de la gente que tiene envidia y es conciente de ello.

Si usted siente envidia por alguien, es porque seguramente le gustaría ser como el o ella; lo cual es una buena señal, ya que significa que usted quiere algo más en su vida y que tiene aspiraciones de superación.

Con solo cambiar esa envidia por admiración, usted estará en camino a un gran cambio. Si esa persona maneja el carro que a usted le gusta; vive en la casa que a usted le gustaría vivir, o tiene el trabajo que a usted le gustaría tener, solo debe sentir admiración por esa persona y demostrarle que se siente feliz por ver que llego a donde esta.

Si él o ella percibe esto, lo más seguro es que este dispuesto a sentarse con usted, a darle un buen consejo, y a contarle cómo llego a tener lo que tiene. Este pequeño cambio puede significar la diferencia entre seguir en su camino sin salida o comenzar a vivir como usted quiere y merece.

Por el otro lado, tenemos a la gente que tiene envidia, pero no lo sabe.

Este núcleo de personas tiene un problema muy serio, ya que es difícil cambiar un mal hábito que no se reconoce. Esta gente se pasa la vida hablando mal de las personas que realmente admiran, pero equivocadamente envidian.

Son personas que se preocupan más por analizar la vida de otros, que la de si mismo, son personas con muchas limitaciones de toda clase, que necesitan buscar a alguien para culparlo de todo lo que les pasa o paso.

Necesitan encontrar o fabricar defectos de otra gente, para no pensar ni un minuto en los defectos propios. Usan mucho tiempo del dia enfocándose en estos hábitos destructivos que solo los perjudica a ellos y a su entorno familiar.

Si usted tiene la valentía y sabiduría para reconocerse como parte de ese grupo, lo felicito y le doy una buena noticia: A partir de hoy cambiará este habito, y cada vez que piense en hablar mal de alguien, pensará en lo positivo de esa persona y sacará algo productivo, que lo hará sentir mejor.

Use su tiempo en mejorar su vida, y a ayudar a sus hijos o familiares a ser mejor cada dia.

Si usted tiene familia, tiene una responsabilidad enorme, recuerde que, si a usted le va mal, le ira mal a su familia, pero si a usted le va bien y genera hábitos sanos y positivos, su familia se beneficiara y este cambio hará feliz a todos.

Le sugiero que comience anotando en una hoja, los nombres de las personas de las que sentía envidia y ahora siente admiración, invite una por una a tomar un café, y haga todas las preguntas necesarias para saber que camino tomar para llegar a ser como esta persona que tanto admira.

Todos los seres humanos fuimos creados iguales, lo único que nos diferencia es la actitud con la vida. Entendiendo esto, no tendrá limitación alguna.

Ahora le cuento algo que me sucedió hace unos dos meses. Regresaba en mi carro de dejar a mi hijo mayor en su escuela, y en un semáforo, se me acerca el señor que controla el tráfico y ayuda a los niños a cruzar, y me dijo: Lo felicito, que bonito carro tiene; a lo que le respondí: Muchas gracias, si usted realmente lo desea puede tener uno parecido en unos años; la respuesta del señor me sorprendió en sobre manera, al decirme: Yo tenía ese mismo carro, y lo perdí todo… le confieso que me quede mirándolo sin saber que decirle, debido a que no esperaba esa respuesta, luego le dije: Si lo tuvo una vez, es porque sabe cómo llegar a tenerlo, todo lo que debe hacer es repetir lo que hacía antes y volverá a manejar este carro.

El señor me volvió a sorprender diciendo: Hoy ya no me interesa un carro de lujo, solo quiero salud para disfrutar a mis nietos. Otra gran lección de vida, que me pareció apropiado compartir con todos ustedes.

Considero que la vida tiene etapas y debemos aprender a vivirlas. ¡Si tiene menos de 65 años vamos por más! ¡Si tiene más, disfrute lo que tiene e invierta en su salud!

¡Hasta la próxima semana!

Dany Rutois logo 1 01-24-13

50 Claves 1 01-24-13

 

This site is protected by WP-CopyRightPro