La Universidad del Exito

Consecuencias del placer precoz

La Universidad 1a 03-01-16

Por Daniel Rutois

 

Hoy entramos en un tema delicado y no apto para susceptibles. Estos placeres son responsables de muchos fracasos, de muchas frustraciones, del deterioro de la salud y responsable del no vivir a plenitud.

Danny 1 01-24-13

La frase “Placer Precoz” nació hace varios años, después de varias sesiones de mentoría Financiera que les di a diferentes profesionales y empresarios. Esas sesiones me ayudaron a darme cuenta de que todos tenían casi los mismos problemas.  En ese momento identifiqué como único responsable de los problemas de este grupo, a los placeres precoses.

Siempre comento que usted puede ir al gimnasio sin entrenador y verá resultados a un plazo mayor, pero sin ninguna duda, si tiene un profesional ayudándolo los resultados serán mejores y se verán más rápido. Exactamente igual sucede con su mente y por eso necesita un mentor; al igual que lo tienen y han tenido todas las personas exitosas del mundo.

¿A qué le llamo un placer precoz? A las drogas, al alcohol, al juego, al cigarrillo, a los centros comerciales, a la comida, al cheque que recibe cada viernes y a la televisión, entre otros. Piense usted en sus propios placeres precoses que le dan felicidad por un instante y sufrimiento por años. Realmente podría escribir una columna de cada uno de estos placeres pero haré un resumen eligiendo sólo algunos de ellos.

El tema de la droga y el alcohol lo explico en detalle en los seminarios con jóvenes entre 18 y 25 años y es una satisfacción difícil de explicar el saber que con palabras y algún ejercicio se puede cambiar, para bien, el futuro de un joven. Primero debe entender que si usted tiene alguno de los vicios o placeres que menciono, es simplemente porque no está conforme con su vida y necesita sentirse bien aunque sea por diez segundos. El cigarrillo le da unos segundos de placer y sin duda le quita calidad y días de vida, pero aún sabiéndolo lo hace, ¿por qué?

En cuanto al juego, usted sabe que nunca ganará dinero en un casino, sabe que ese tiempo invertido en el casino, le daría más rendimiento si lo empleara en otra cosa, pero igual juega.

Usted sabe que debe comer por hambre y no por placer, pero igual muchas personas comen sin medida. El cheque de cada viernes, al que yo llamo enemigo invisible, ese placer de saber que recibirá ese cheque seguro cada semana, no lo deja descubrir el genio que tiene dentro y es responsable de una vida insatisfecha.

No hace ejercicio y está más que comprobado que el hacerlo le da una mejor calidad de vida y longevidad, pero no lo hace, ¿por qué?

Ahora le pregunto, ¿si le dicen? que cruce esa vía de tren a sabiendas de que si lo hace morirá atropellado, ¿qué diría? Seguramente insultaría a esa persona y saldría corriendo.

Resumiendo entonces, ¿por qué? usted SI, se puede hacer daño a sí mismo y se puede conformar con una vida a medias sin disfrutar de las cosas lindas que la vida ofrece. ¿Ya sabe la respuesta? Sencillamente por la información que ya tiene registrada en su mente, información que fue puesta ahí por sus padres, por la sociedad y por usted.  Si quiere cambiar esos placeres precoses temporeros y fútiles por placeres eternos, comience a buscar un placer alternativo a esos placeres precoses.

Si comer le da placer, comience comiendo la misma cantidad pero diferente comida, tal vez pueda cambiar el pan blanco por el integral, el arroz blanco por vegetales, las sodas por un rico jugo natural, el azúcar por miel, etc.

Si comienza poniendo en práctica cambios sencillos en la forma de comer, en unos siete días tendrá un placer nuevo, vera un cambio en su energía y en su cuerpo.  En ese momento le estará enviando nueva información a su subconsciente de que le da más placer verse mejor y sentirse mejor que comer tanto.  En ese instante comience a comer la mitad de lo que come ahora, desde este momento estará en camino a cambiar su cuerpo y su vida para siempre, sin necesitar más, de esas dietas que son también enemigos invisibles, porque lo hacen perder cinco libras de agua y al mes gana 10 libras de grasas.

¿Otro ejemplo? Me causa impotencia cada vez que voy al casino….SI, YO VOY AL CASINO un par de veces al año al igual que voy al cine, al teatro o a un concierto.  La diferencia es que yo voy a pasar un rato ameno y no a ganar dinero, estoy consciente que siempre pierdo porque aunque gane, ese tiempo invertido en cualquier otro negocio me rendiría mucho más dinero. Pero de la misma forma en que disfruto una película, disfruto un juego de poker con conocidos.

Mi sentimiento de impotencia en el casino nace al ver jóvenes menores de 30 años jugando y poniendo todas sus energías en ganar dinero, sin darse cuenta de que si pusieran esa misma energía en un negocio o en leer un libro de superación personal o de ventas, ganarían más dinero permanentemente. Muchas veces he sentido la necesidad de acercármeles y preguntarles: ¿Qué haces?, no te das cuenta que lo peor que te puede pasar es que ganes dinero. Por la sencilla razón de que al ganar le está enviando información errónea a su subconsciente y le hará volver más seguido al casino, y como resultado de esta historia, perderá todo lo ganado y 5,000 veces más en el transcurso de su vida. Sin contar que este vicio puede ser el responsable del futuro de él y el de su futura familia.

Imagínese haber podido invertir todo este dinero que gastó en el casino, en un negocio.  ¿En dónde estaría en 5 años? Si por un segundo los pudiera llevar al placer que se siente ganar dinero invirtiendo y siendo un empresario, sin duda alguna, nunca más jugarían a nada.

Podría seguir con miles de ejemplos y así llegar a cada uno de ustedes pero el papel no aguanta tanto.

Creo necesario seguir con este tema la próxima semana.

¡Hasta la próxima semana!

Dany Rutois logo 1 01-24-13

50 Claves 1 01-24-13

 

This site is protected by WP-CopyRightPro