La Universidad del Exito

Mi amigo, el comunista…

La Universidad 1a 03-01-16

Por Daniel Rutois

Esta semana dejare de hablar de política a pesar de que la semana pasada finalice diciendo, que espero no tener que hablar de Colombia la próxima semana, y mire todo lo que paso en solo unos días, pero lo dejare para otro momento, ahora quiero compartirles una columna que escribí hace más de dos años.

Danny 1 01-24-13

Durante un día de semana laboral buscando un lugar para almorzar, llegué a un restaurant en Miami Beach. Al entrar, me encuentro con una grata sorpresa… en una mesa estaba sentado un amigo de la infancia que no veía hace más de 24 años. Me acerqué, nos saludamos y me senté en su mesa. Después de unos quince minutos, el diálogo más o menos fue así.  Le pregunte, ¿Cuánto hace que vivís en Miami? ¨ ¨Más de ocho años”; luego le dije: “increíble que pasó tanto tiempo sin que supiésemos que vivíamos en la misma ciudad, si hubiese sabido que estabas acá, hubiésemos podido compartir experiencias para orientarte en este nuevo país.

En ese instante, cayó la bomba… Me dijo: ¨Daniel, yo hace más de dos años que me enteré de que estabas acá, por medio de uno de tus artículos en el que hablabas de Cuba; desde ese día te leo todas las semanas, y no puedo creer cómo cambiaste… y cómo te dejaste engañar por este país…

Me sorprendió de sobremanera el comentario. Me quedé helado por unos instantes, quise saber mucho más, y le pregunté “¿qué es lo que más te molestó de mis artículos? En síntesis me dijo: Que culpes a Castro de la miseria de Cuba, que no entiendas que Chávez representaba a los pobres y que Cristina es la heredera de Eva Perón… En ese momento tragué saliva, y no sabía si salir corriendo, si quedarme y cambiar de tema o si responderle; me desconcerté, y en lugar de irme, cometí el error de responderle.

Le dije:”Fabián; ¿qué opinas de este país? (Me respondió una palabra que por respeto no puedo repetir), y luego me dijo, “es un país para los ricos, nosotros los trabajadores somos esclavos del capitalismo”. Le pregunté ¿qué haces un jueves a las 2 PM en un restaurante vestido con ropa de playa?

Me dijo: no fui a trabajar porque no me sentía bien… durante el tiempo que estuve con él se tomó tres gaseosas, se comió una pizza, un postre, y en ningún momento lo vi enfermo o de mal semblante.

Le dije: No sé si te va a gustar lo que te voy a decir, pero como ya estás acostumbrado a leer cosas mías que no te gustan, me voy a animar: Todas las personas que apoyan a sistemas políticos fracasados, corruptos, y a personas sin escrúpulos; son justamente las personas que usan la creatividad que el ser humano tiene, para conseguir no ir a trabajar y hacer el mínimo esfuerzo posible para mejorar su vida.

Luego para justificarse a sí mismo y ante la familia, le echan la culpa al gobierno de otro país o a la economía¨.

Amigo, te pido que no tomes esto por el lado de la ofensa personal, sino del diálogo maduro; aunque te cueste creerme, estoy tratando de abrirte los ojos, a ti y a muchos ciudadanos de América Latina que comparten tu posición. Intentarlo me hará sentir mejor conmigo mismo.

Defender lo indefendible es prueba suficiente para que entiendas que debes replantearte quién es el “menos” malo en esta película, y así podrás jugar con las mismas reglas que jugamos todos.

Como principio básico, si en una guerra no sabes quién es tu enemigo, la guerra ya está perdida; en la vida es igual.

Yo no soy un fanático de este país, estoy más que claro que EE. UU. es una democracia joven y perfectible, con errores, aciertos y responsable de muchos abusos de poder. Sé que  también hay corrupción en el gobierno, pero me consta que  te dejan vivir, hay un estado de derecho vigente, te dejan disfrutar de la libertad, te dejan criar hijos sanos, te dejan decir lo que piensas, te protegen de los criminales, nunca tendrás el riesgo de que te apropien nada que es tuyo por derecho y te dejan cumplir tus metas económicas sin importar el color de tu piel, sexo, tu religión o tendencia política. ¿Puedes decir lo mismo de alguno de los tres países que nombraste?

Yo llegué del mismo país que vos, no soy más inteligente, ni tenía más dinero en mi bolsillo, hoy como vos decís, somos diferentes. Tú faltas al trabajo para estar acá leyendo el diario y mirando la televisión, yo me levanté a las 7 AM para trabajar todo el día.

Decime vos, ¿en dónde está la esclavitud del trabajador en este país? El acceso a tanta libertad  ahoga también… y hay gente que se pierde en el camino.  Reconozco que no es fácil, pero reconozcamos que la esclavitud está sólo en tu mente y tú eres el único responsable de tu destino.

Te podría también responder en detalle a tus tres afirmaciones, sobre Castro, Chávez y Cristina, pero ni siquiera vale la pena gastar un minuto y sonar a disco rayado…

En el fondo son posturas y filosofías de vida que diferimos, es un hecho, y por eso, sin que la gente lo sepa, esos tres individuos ganan adeptos y apoyo para seguir en el poder para maltratar al ciudadano y tenerlo viviendo en un limbo.

No espero que puedas aceptar un cambio tan rotundo en tan corto tiempo; por eso dije al principio que debí haberme ido, pero el desahogo es un arma de los seres humanos y yo la usé.

Eso me ha servido hoy para dirigirme a aquéllos que culpan a todos los demás para justificar sus situaciones personales.

Sé que Fabián está leyendo esta nota, estoy de acuerdo en que somos muy distintos, pero si tienes la humildad para revisar tu libro mental en donde almacenas todos tus conocimientos, tal vez puedas comenzar a borrar algunas hojas y escribirlas de nuevo.

Nunca es tarde. Creo que estás en condiciones de aceptar que algo has de estar haciendo mal en todos estos años, y que ningún gobierno cambiará tu vida; así que si quieres vivir mejor y como te mereces, no patées la pelota para afuera y corre para el mismo lado que corren los que llegan a la meta.

Te conozco desde que teníamos 11 años, puedo imaginar que estás así por haberte rodeado del entorno social equivocado. Eres una prueba más, de lo que he sostenido tantas veces: su entorno social y financiero serán responsables de su futuro.

Si usted que está leyendo, piensa como él, lo invito a que haga el mismo ejercicio mental y revise su historia, es posible que desde ese momento cambie su vida.

Espero en las próximas semanas no tener que comenzar a hablar de Brasil…

¡Hasta la próxima semana!

Dany Rutois logo 1 01-24-13

50 Claves 1 01-24-13

 

This site is protected by WP-CopyRightPro